No Todos Los Cuentos de Hadas Terminan Bien

No Todos Los Cuentos de Hadas Terminan Bien

En el reino de Cleire vivía una chica llamada Yuura, quien espera ansiosamente el día que cumpla 18 años para así, convertirse en la próxima soberana del reino. Ya solo faltan pocos meses para que eso suceda, seis para ser mas exactos. Está un poco ansiosa, y desea que el tiempo pase rápido, ya que desde hace algunos días ha tenido un extraño presentimiento y de alguna forma siente que algo malo esta a punto de sucederle. Aunque conociendo a su pueblo, podría hasta jurar que ninguna persona se atrevería a hacerle algo ¿verdad?

Un mes antes de la fecha tan esperado por la princesa, un joven príncipe llamado Gray, cuya fama ha estado elevándose rápido últimamente debido a sus recientes logros, apareció en el reino con el firme propósito de casarse con Yuura, a lo cual todos en el reino estaban muy emocionados. Excepto, claro está, la princesa. Que sabia que si se casaba antes de ser coronada, no podría ser ella quien reinara, ya que una vez casada, su esposo seria el que se convertiría en rey.

Por otro lado, viendo el terrible dilema de la princesa Yuura, un príncipe, un tanto diferente a los demás y junto a su belleza espectral, decidió encaminarse al Reino de Cleire para hacerle una pequeña visita a la joven.

Tardo un mes en llegar a su destino, pero el príncipe Yami logra infiltrarse en el castillo sin que nadie se dé cuenta. Cuando finalmente logra hablar con la princesa, es rechazado dado que el príncipe Gray logro convencerla de casarse con él. Yami no insistió mas, solo sonríe y mientras se aleja dice —Estaré esperándote en la entrada del castillo cuando cambies de opinión, Princesa Yuura— a lo que Yuura solo mira como desaparece de su vista, dejándola confundida.

Días después, justo el día en que se casara con Gray, mientras caminaba por los pasillos del castillo para calmar sus nervios, ya que el mal presentimiento que tenía desde hacía meses jamás se fue. Al llegar al extremo del pasillo, detiene su caminata al escuchar la voz del hombre con el cual se casaría en pocas horas. Aunque se sorprende un poco al ver que no está solo, sino en la compañía de una chica a la cual no conocía.

Al poner atención y entender lo que hablaban se dio cuenta que su presentimiento nunca estuvo equivocado y la propuesta de Yami era la única opción a elegir en ese momento. Le demostraría a ese estúpido príncipe de lo que era capaz.

Después de todo, así era como debía ser al principio.

Nadie trata de usar a la princesa Yuura del Reino de Cleire sin recibir un castigo digno de tal impertinencia.

Ella se vengaría costara lo que costara, y al precio que fuera necesario.

Con eso en mente se dirigió hacia las puertas del castillo, donde al salir completamente, la esperaba un sonriente —y enigmático— príncipe Yami quien solo extendió su mano, dando a entender que la guiaría a lo que sería su nuevo destino.

Y sin que nadie pudiera presenciarlo, los dos desaparecieron dejando atrás un reino sumido en el caos, al ser consciente de que su única heredera desapareció sin motivo aparente.

Yuura estaba sorprendida al ver la enorme puerta que tenía frente a ella. Fijo su vista en el joven que tenía a su lado, el cual solo sonreía tan despreocupado de todo. No podría creer que alguien como él, podría ser semejante personaje, simplemente su apariencia decía todo lo contrario.

Por un momento dudo sobre su decisión ¿Estaré haciendo lo correcto al estar aquí? Pero cuando recordó la humillación que sintió al escuchar la conversación de Gray todas sus dudas se disiparon.

Al ver como la princesa dudaba, pero al instante volver a su confianza de siempre, el príncipe Yami no pudo hacer más que reír.

—Bienvenida al Inframundo. Yuura

—¡Gracias! Me alegra estar aquí. Yami.

—Aunque esta no es mi verdadera forma, tengo que adoptarla para poder proceder con el ritual.

Yuura simplemente asentía ante todo lo que decía el Rey del Inframundo, le sorprendía ver que ya estaba acostumbrada a todo lo extraño que veía. Bueno, de seguro era debido a que incluso cuando Yami se presentó ante ella como el soberano del Reino del Mal, haciéndole semejante propuesta, ni siquiera se inmuto con el asunto. De seguro se debía a que desde muy pequeña había sido muy diferente a los demás.

—¡Bueno! Oficialmente ya eres mi esposa, La Reina del Inframundo. ¡Ahora! Simplemente tenemos que ejecutar el último paso y mañana cuando despiertes ¡serás una persona diferente! Y los poderes que poseerás serán tan grandes como los míos.

Ya estando en su forma original, tendió la mano, a su ahora esposa y la escolto fuera de la habitación. A paso lento se dirigieron, al que de ahora en adelante seria su “hogar”.

Un año.

Un año, desaparecida.

Un anuncio de matrimonio por parte del príncipe Gray, al perder toda esperanza de encontrarla.

Y, una pequeña visita de Yami a sus suegros.

Bastaron para que una terrible guerra se desatara. Y todo porque a Yuura se le ocurrió la maravillosa idea de hacer pasar a Yami por un príncipe que, siempre fue el mayor rival de Gray, y que supuestamente había matado con sus propias manos. Por lo que, al verlo “vivo” y casado con ella, fueron razones suficientes para declararles la guerra.

Cabe destacar que Yuura y Yami se estaban divirtiendo como nunca antes en su vida. Les hacía mucha gracia ver lo que ocasionaron por “accidente”.

Parados a la orilla de lo que alguna vez fue el Reino de Cleire, estaban los Reyes del Inframundo, que miraban con gran satisfacción el resultado de su “pequeño” juego.

—Me pregunto ¿Qué deberíamos hacer ahora? —. ¿Tienes alguna idea, Yuura?

—Ya pensare en algo.


Bueno, hace mucho que no publico nada por aquí, y desde que escribí esto quise compartirlo por aquí, pero nunca me daba el tiempo de hacerlo.

Esta es un cuento corto, mini historia, one-shot, como quieran llamarlo que hice para una actividad de una iniciativa en la que participo en mi otro blog, y pues esta consistía en realizar una mini historia con las imágenes que pueden ver a lo largo de la entrada. A nosotros los participantes se nos dieron en otro orden y podíamos ponerlas como quisiéramos.

La verdad es que desde que las vi, se me vinieron muchas cosas a la cabeza, y pues esto es lo que salio. Como ya dije en mi otro blog, quise hacer algo totalmente diferente, porque esto era muy “cuento de hadas” y pues ya me aburrí de “y vivieron felices para siempre”. Aunque no diría que esto es un mal final, simplemente es diferente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s